DEVOLUCIONES Y CAMBIOS GRATUITOS. ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 75€

-MUNDOLOGY EDITION SS19-

RIONI MONTI

DOVE TUTTO È INIZIATO E DOVE TUTTO ACCADE

HOMBRE
MUJER

MUNDOLOGY

- EDITION SS19 -

Mundology edition es un concepto de colección que lanzamos en Pompeii para rendir tributo a aquellos sitios que nos marcaron a lo largo de nuestro viaje. Colores, olores, texturas, tramas; da igual la forma en la que se manifieste. Si hay algo que nos marcó queremos compartirlo para que todos viváis la misma experiencia. De ahí nace Rione Monti, una colección impregnada de colores y vivencias adquiridas a lo largo de nuestro paso por Roma.

La colección está formada por dos modelos de zapatillas para hombre y dos modelos para mujer.

Saber mas sobre Mundologia
Inspiración

Inspiración

Roma se divide en barrios, (rioni). El primer rione de Roma fue Monti, barrio de larguísima tradición artesana y hogar de gladiadores. Fueron tan importantes que incluso contaban con su propio dialecto del italiano. Hoy en día, los talleres de artesanos y los lugares con encanto se juntan en sus calles. Luchadores, artesanos y un poco raros: casi literalmente el tipo de gente que somos en Pompeii. Por eso el primer lugar al que se nos fue la cabeza al pensar en hacer una zapatilla de mundología fue este barrio. Allí que nos fuimos.

HOMBRE MUJER

COLORES

Uno de los rasgos más distintivos de Monti es su arquitectura; si bien se parece bastante al tipo de arquitectura del Trastévere, el barrio tiene algo especial conformado por sus calles estrechas, sus rasgos arquitectónicos y su paleta cálida de colores. No solo es un sitio único sino también una fuente inmensa de inspiración. Por eso en nuestra colección rendimos homenaje a esas fachadas, trasladando a nuestras zapas los tonos y colores que nos han ido envolviendo a lo largo de nuestro paso por ahí

SÍMBOLOS

No podemos hablar de Monti sin mencionar uno de los símbolos más emblemáticos del rioni, la Piazza della Madonna dei Monti, el que con mucha diferencia es uno de los puntos neurálgicos de la barriada romana. La plaza está coronada por una fuente que recibe el nombre de Fontana dei Catecumeni, y es el punto de reunión de turistas y residentes, tanto de día como de noche.  

Dove tutto è iniziato e dove tutto accade” (donde todo empieza y donde todo acaba).

Cogimos este símbolo como referente icónico para nuestras zapas y la desmontamos poquito a poco hasta encontrar la manera de plasmarlo todo en una zapatilla.

Nos centramos principalmente en 3 elementos que conforman el símbolo. El primero es la escalinata que a diario es utilizada como asiento. El segundo elemento que nos pareció representativo es el conjunto de pivotes que envuelven el monumento y que están enlazados entre sí con una cadena, lo que nos pareció clave para representar uno de los valores más destacados de la plaza “la unión”. El tercer y último elemento, es la fuente en sí, que sirve como contenedor y fondo de las reuniones que allí suceden, y justifica a la vez que hace posible que todo lo que allí acontece, tenga una razón de ser.

COMPLEMENTOS

Además esta colección cuenta con una totebag y una libreta personalizada, unos complementos fundamentales para recoger todos esos aprendizajes y vivencias que es capaz de brindarte un viaje de esta envergadura.

HOMBRE MUJER

Historias

Pensamos que en los viajes las personas son igual de importantes que los lugares. En Monti nos encontramos con personas increíbles que nos contaron desde dentro todo lo que en realidad es el rione.

El primero a quien nos encontramos fue Vito. Motero, rockero, de los años 50. Bastante devoto del papa Benedicto XVI. Nos habló de cómo cambió Monti. Como todo primer barrio, los artesanos como él se instalaron allí. Ahora ya no quedan muchos; las rentas han subido, la hostelería se ha comido todo y muchos de ellos se han tenido que mover; ¡la gentrificación! Vito es parte de los que quedan peleando. Nos habló de su juventud en los 70: chicas, motos, pelo largo. Rebelde con causa.

Bajando por las calles de Monti llegamos a la tienda de tapicerías más loca en la que hemos estado. Recomendación de Vito, por cierto. Nos recibió una montaña de muebles: Tetris gigante que nadie nunca ganó. Sus dueños, Renzo y Luciano, llevan dedicándose a lo mismo desde los años 60. Arreglan todos los muebles de la gente de la zona. Tienen sus proveedores de telas y tapizan de la misma forma que cuando empezaron. Máquinas de costura viejas, sus manos y mucho trabajo. Nada más.

Una de las historias más maravillosas nos la contó un fabricante de cinturones. Es propietario de su local y por eso puede seguir viviendo en Monti. Nos contó que no para de recibir llamadas para alquilarlo, por cerca de 2000€ al mes. Hablamos de un local de 60 metros cuadrados, más o menos. No está mal. Dice que es una buena jubilación y que terminará haciéndolo.

Su gran pena con Monti, dice, es que “la gente sólo viene a comer”. No quieren consumir otros productos, el barrio es cada vez menos barrio, porque la hostelería y los paseos se lo están comiendo. En el momento en el que se hace algo inaccesible para los vecinos a los artesanos les cuesta más comer.

Seguimos cerca de la Piazza Nova; dos estudiantes de la escuela de Jazz de Monti, Matías y Nicolás, decidieron montar una empresa de restauración de violines, violonchelos e instrumentos de cuerda. Esto es genial: no solo la gente con más experiencia quiere trabajar en el barrio. Nos contaron que es duro ya que para ellos es algo que no está bien pagado. Viven de la restauración más que de la creación de nuevos instrumentos. Casi 6000€ y más de un mes de trabajo lleva hacer uno de 0. Por eso la mayoría de trabajos que hacen son de restauración, con los que en realidad disfrutan de la misma manera. Lo bonito de restaurar, dicen es “aprender de cosas del pasado que ya no funcionan para mejorarlas y aplicarlas si lo hacen”.

Una de las chocolaterías más antiguas de Roma de la encuentras de repente en mitad de Monti. Mauricio, hijo de chocolatero, sigue con la tradición familiar. “El chocolate con leche es de blandos”, me dice y “el chocolate blanco solo lo vendo porque a la gente le gusta”.“Hace 100 años que trabajamos de la misma manera”, concluye.

Al último artesano que conocimos fue a Adriano, el barbero de Monti. Lo curioso es que el local era de su jefe y cuando este se jubiló él se lo compró. Fan incondicional de la Lazio, nos afeitó con la misma dedicación que tiene el que lo hace por primera vez. Entre tijera y tijera nos contaba que lleva currando en la barbería desde el año 53. Y el local lleva más de 100 años abierto. Adriano alucina con las nuevas barberías. “A los jóvenes les gusta pagar más para que les afeiten menos”.

Después de conocer a todas estas personas empezamos a entender un poco la idiosincrasia del barrio. Es un barrio precioso lleno de calles pequeñitas, tranquilo por el día, bullicioso por la noche. Nació de la gente humilde, evolucionó hacia la gente joven. Y hoy conviven ambos. Eso hace que mantenga su autenticidad, ya que la gente que llega a Monti es gente que respeta el romanticismo de lo que de verdad es el rione.